La pérdida de audición reduce sensiblemente la comprensión de la palabra y la participación de las personas en la vida cotidiana, por ello una buena salud auditiva ocupa un lugar primordial para la inmensa mayoría.

Para poder determinar la capacidad de audición de una persona es necesario acudir al Audioprotesista quien mediante una completa batería de pruebas de exploración podrá establecer el tipo y grado de pérdida auditiva con el fin de poder valorar la mejor solución de adaptación en función de sus propias necesidades.

Hoy en día la evolución tecnológica nos permite disponer de sofisticados y prácticos Audífonos, que en la actualidad podríamos clasificar en 4 grupos: