Constituye la parte cartilaginosa del oido humano
formado por el Pabellon Auricular y el Conducto
Auditivo Externo (CAE), donde sus 2/3 iniciales son
tejido blando mientras que el último tercio es óseo
terminando este cerrado por uno de sus extremos
a nivel de la membrana timpánica. Tiene una lon-
gitud de unos 2,5 cm y un diámetro de 0,8 cm aproxi-
madamente y su peculiar forma curvada e irregular
impiden el paso de cuerpos extraños. En las pare-
des de dicho conducto se encuentran las glándulas
ceruminosas encargadas de secretar la cera. La
función del oido externo es la de localizar, amplificar
y conducir los sonidos, así como también desempe-
ñar una función de protección para el oido medio.